serpiente por

Serpiente encontrada hace 42 años en Chiapas es oficialmente una nueva especie

En Chiapas en el año 1976 una serpiente coralillo fue capturada por unos campesinos y entregada a un equipo de científicos para que fuera estudiada. Esta serpiente tenía otra dentro de ella, una de 25 centímetros de largo y que en su momento no pudo ser identificada. Luego de 42 años del descubrimiento de esta serpiente, finalmente ha sido catalogada de manera oficial como una nueva especie.

Fue nombrada Cenaspis aenigma por un equipo de la Universidad de Texas en Arlington, el nombre escogido hace referencia a las inusuales circunstancias del descubrimiento y a lo poco que se sabe al día de hoy sobre esta serpiente. Esto porque no se ha podido encontrar ningún otro ejemplar vivo durante todos estos años y las características de su dentadura y cráneo no coinciden con las de alguna otra especie conocida.

Según lo publicado por el equipo en el Journal of Herpetology, parece ser que la Cenaspis es una serpiente de tipo excavadora que muy posiblemente se alimente de insectos y arañas. La parte inferior de la serpiente cuenta con tres series de manchas triangulares que forman unas rayas irregulares y muy pocas serpiesntes de América cuentan con este tipo de rayado. Además, cuenta con catorce dientes cortos y fuertes en su mandíbula superior.

“Esta pequeña serpiente enigmática posee un conjunto único de caracteres que desafía su ubicación en cualquier género conocido y lo distingue claramente de todos los géneros conocidos.”

Los científicos piensan que la Cenaspis Aenigma no está extinta todavía y que es probable que algún día vuelva a aparecer en la selva de Chiapas junto con otras especies neotropicales que no han sido descubiertas aún y que se encuentran relativamente aisladas evolutivamente.

Responder